El Periodiquito del Orinoco 01/02/2014

31 ENERO 2014 8 COMENTARIOS

Clausura de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños, CELAC. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate

Noticia tras noticia las maniobras contra el éxito de la II Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en La Habana fueron cayendo una tras otra impugnadas por la realidad.

A pesar del enorme poder mediático enfilado contra Cuba desde días previos al evento y de las presiones y conspiraciones para hacerlo fracasar, el resultado fue una aplanadora pasando sobre las políticas y acciones desarrolladas desde EE.UU.

Antes de la inauguración, desde varios medios de comunicación y sitios web vinculados a la política de Washington contra Cuba, siempre con “fuentes que piden el anonimato”, se habló de la ausencia de presidentes que terminaron asistiendo al evento en su casi totalidad. En el caso de Panamá se explicó oficialmente su ausencia por el vencimiento el día 1 de febrero de la prórroga de las negociaciones dentro del conflicto con la empresa española que construye la ampliación del Canal y se envió un Ministro de gobierno, desmintiendo a la agencia EFE y los medios de Miami.

El intento de convertir en noticia la presencia protocolar del Secretario General de la OEA en la Cumbre desapareció ante la avalancha de reconocimientos a Cuba y la CELAC y el papel anodino de este en el evento. El Secretario General de la ONU, en vez de recibir a las “Damas” financiadas por EE.UU., como presionaban los medios, entregó al gobierno cubano un reconocimiento por su implementación de la lucha contra la violencia de género y se reunió con Fidel. La desesperación de EE..UU. fue tal que uno de sus diplomáticos intentó orientar a la prensa acreditada en el evento a través de la red social Twitter.

Veintiocho declaraciones fueron aprobadas por consenso en una señal inequívoca de unidad y como muestra de la capacidad negociadora y el liderazgo de Cuba. La nota común entre la gran mayoría de los oradores fue la gratitud a Chávez y Fidel, el elogio al gobierno cubano por sus políticas solidarias y su capacidad organizativa, además de la condena al bloqueo de Estados Unidos. Brasil realizó un acto concreto contra la política de EE.UU. al comprometer más apoyo para la Zona de Desarrollo Económico de Mariel cuyo moderno puerto contribuyó a financiar.

La participación de varios mandatarios visitantes en la Marcha de las Antorchas, un homenaje tradicional a José Martí que implica el desplazamiento a pie por las calles de La Habana en horario nocturno junto a miles de jóvenes, fue una imagen para el mundo que echó por tierra años de mentiras.

El exitoso trabajo por la unidad no hizo a Cuba abandonar sus posiciones de principio que es la fuente de su autoridad moral. La denuncia del carácter colonial de Puerto Rico y las históricas posturas antiimperialistas ocuparon un lugar relevante en el discurso inaugural del Presidente cubano Raúl Castro. La lectura por Raúl en el plenario de la Proclama que define a América Latina y el caribe como Zona de Paz -firmada por todos los Jefes de Estado- que en su quinto punto recoge “el compromiso de los Estados de la América Latina y el Caribe de respetar plenamente el derecho inalienable de todo Estado a elegir su sistema político, económico, social y cultural, como condición esencial para asegurar la convivencia pacífica entre las naciones” fue un golpe demoledor al injerencismo de Estados Unidos en la región y su estrategia anticubana.

A lo interno, la intensa cobertura de la Televisión isleña a la Cumbre permitió a los cubanos apreciar de primera mano lo que ha significado y significa la Revolución cubana para los latinoamericanos. El tema de la lucha contra la pobreza, centro de la reunión, brindó una información profunda acerca de la realidad de la región que no aparece en las telenovelas ni en los productos audiovisuales que llegan vía Miami y que los medios cubanos no logran presentar siempre de modo efectivo y creíble. Incluso, el discurso neoliberal derrotado en las calles y urnas de Chile que trajo Sebastián Piñera -un represor de estudiantes que tiene el cinismo de hablar de democracia- contribuyó a la cultura política de los cubanos al evidenciar su pobreza de argumentos frente a las palabras de Evo Morales, Rafael Correa, Cristina Fernández, José Mujica, Daniel Ortega y otros muchos líderes latinoamericanos y caribeños. Según los medios, Piñera -quien entregará en marzo la presidencia- fue el único de los líderes invitados que obedeció las orientaciones de la portavoz del Departamento de Estado y se reunió con una representante de la “oposición” que paga EE.UU. en Cuba -la admiradora del dictador Fulgencio Batista, Berta Soler-, lo que es de agradecer porque sirvió para desmentir el discurso de “represión” sobre estos personajes lanzado desde alguna prensa.

Si en su discurso por el 55 aniversario de la Revolución, el presidente Raúl Castro denunciaba: “…se perciben intentos de introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo neocolonial, enfiladas contra las esencias mismas de la Revolución Socialista a partir de una manipulación premeditada de la historia y de la situación actual de crisis general del sistema capitalista, en menoscabo de los valores, la identidad y la cultura nacionales, favoreciendo el individualismo, el egoísmo y el interés mercantilista por encima de la moral”, la celebración de la Cumbre de la CELAC en La Habana ha sido una acción de contraofensiva que eleva la autoestima de los revolucionarios cubanos y nos da razón en el camino escogido.

Peor imposible para Estados Unidos y sus planes de recolonización de Cuba, un país que una vez más ha demostrado estar a la altura del rol que le asignó José Martí para lo que él llamó “el equilibrio del mundo”.

(Tomado de CubAhora)

Sábado 1 de Febrero de 2014, 05:04 am

Inicia en Venezuela aplicación de Ley de Precios Justos para sanear la economía

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, se reunió con su gabinete ministerial para poner en marcha la primera jornada de ofensiva con la Ley de Costos y Precios Justos para hacer frente a la guerra económica. teleSUR

3

0

1

1

El presidente Nicolás Maduro anunció el comienzo de una segunda fase de la ofensiva económica para proteger al pueblo de la usura y la especulación. Afirmó que con la aplicación comienza el “saneamiento de las perturbaciones en la cadena productiva, distributiva y comercializadora del país”.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que este sábado inicia una jornada nacional de aplicación de la Ley Orgánica de Precios Justos con el objetivo de equilibrar la economía.

Desde un Consejo de Ministros realizado en el Palacio de Miraflores (sede de Gobierno), el mandatario explicó que la medida saneará “las perturbaciones en la cadena económica, productiva, distributiva y comercializadora del país”.

Este sábado inicia una segunda fase de la ofensiva económica, que según el Presidente es necesario para la protección del pueblo de la usura y la especulación.

El Gobierno venezolano colocó en marcha la ordenanza con el propósito de establecer un sistema de registro para que los representantes de la cadena de producción y el pueblo, conozcan el costo real de los bienes y servicios.

La aplicación de la Ley Orgánica de Precios Justos, vigente desde el viernes pasado, garantizará la revisión de todo el proceso económico de producción y de establecimiento de márgenes de ganancia, así como la comercialización y el abastecimiento.

La aplicación de la Ley contempla severas penas en caso de usura y contrabando de alimentos que pueden llegar hasta 14 años.

El Presidente llamó a los venezolanos a no dejarse manipular por los especuladores que roban al pueblo mediante la usura y la especulación.

“Aquí nadie va a venir con nerviosismo ni apuro, porque así funcionan los delincuentes, las mafias, crean falsas necesidades o crean crisis para que salgan las divisas de la República a manos de la burguesía parasitaria”, señaló.

 

teleSUR-AVN/KP

 

Sábado 1 de Febrero de 2014, 11:29 am

CNN y prófugos ecuatorianos se alían para desprestigiar gobierno de Correa

El expresentador de la cadena de noticias CNN, Alberto Padilla, afirmó que hermanos Isaías y CNN crearon una alianza para desprestigiar al Gobierno de Correa. (Foto: Archivo)

2

1

0

0

El expresentador de la cadena de noticias CNN, Alberto Padilla, denunció campaña de los hermanos Isaías para desprestigiar al Gobierno ecuatoriano y financiar una campaña activa de conspiración contra Rafael Correa.

El expresidente ecuatoriano Abdalá Bucaram, los hermanos Isaías –prófugos de la justicia ecuatoriana por el feriado bancario de 1999- y la cadena de noticias estadounidense CNN crearon una alianza contra el Gobierno ecuatoriano para desprestigiarlo y evitar la extradición de los banqueros al país suramericano, afirmó el periodista Alberto Padilla.

“Siempre se supo que los Isaías habían contratado a esta agencia de relaciones públicas, New Link, para promocionar, para empujar entrevistas con analistas, escritores, etc., que eran conocidos opositores Gobierno de Rafael Correa. Cuando yo me di cuenta de que lo que había es una agenda de entrevistados todos opositores yo pregunté: ¿Quién está pagando esto? y me dijeron que son los hermanos Isaías”, aseguró durante una entrevista, a la que tuvo acceso la Agencia ecuatoriana Andes.

La Oficina Federal de Investigación (FBI, por su sigla en ingles) investiga el financiamiento de los hermanos Roberto y William Isaías al senador Robert Menéndez quien podría estar dilatando el proceso de extradición de los banqueros, quienes tienen además orden de captura (notificación roja) por parte de la Interpol.

Padilla reveló que los Isaías han financiado una activa campaña de conspiración contra el Gobierno de Ecuador. Además, financiaron a políticos para lograr su permanencia en Estados Unidos y obtuvieron una conexión con la cadena CNN en español, mediante la creación de una frecuencia latina paralela.

El periodista informó que una prima del expresidente Abdalá Bucaram, es una alta ejecutiva dentro de CNN en español y es un hecho que los Isaías son dueños de cuatro de las cinco estaciones que componen la red de CNN Latino, en las que controlan el 100 por ciento del contenido de los noticieros, porque ellos los producen.

Padilla cuestionó la objetividad e imparcialidad de la cadena al vincular entre sus propietarios a fugitivos internacionales requeridos por la justicia ecuatoriana, que pagan campañas antigobierno en el país suramericano y que CNN esconde de manera burda.

Alianza mediática anti-gobierno

Se sorprendió ante el hecho de que “lograron ponerse en el bolsillo” a una cadena de noticias internacional como CNN por medio de la creación de una red de noticias que se llaman CNN Latino, cuyos canales afiliados son propiedad de los hermanos Isaías.

“CNN Latino se compone de cinco canales de televisión, cuatro de ellos son de los hermanos Isaías y eso es lo realmente sorprendente”, dijo.

“Los hermanos Isaías o quien sea que contrate a una agencia de relaciones públicas para empujar una agenda determinada es perfectamente legítimo y es perfectamente legal, lo que es sorprendente es que los hermanos Isaías hayan logrado el que CNN les permitiera formar una cadena de noticias separada con el nombre y logotipo, y apoyo de CNN”, agregó.

La misma empresa contratada por los hermanos Isaías es la que produce el programa de Andrés Oppenheimer, periodista abiertamente opositor a los gobiernos progresistas de América Latina.

Padilla ha mencionado también que los banqueros prófugos han financiado la publicación de libroscontra Correa al ex presentador de televisión Carlos Vera y al analista Pablo Lucio Paredes.

 

teleSUR- ANDES- Telégrafo/ df-LP

Sábado 1 de Febrero de 2014, 04:57 pm

“Pepe” Mujica consideró justo apoyar a Colombia en el proceso de paz

El mandatario uruguayo “Pepe” Mujica, abogó por la necesidad de cooperar en el proceso de paz. (Foto: RT)

2

0

0

0

En una entrevista desde Cuba -lugar donde se desarrollan los diálogos entre las FARC y el Gobierno colombiano- el mandatario uruguayo consideró que todos los caminos de paz son necesarios ayudarlos, sobre todo si es en países que forman parte de América Latina.

El presidente de Uruguay, José “Pepe” Mujica, consideró este sábado que es justo tratar de alentar y apoyar el proceso de paz que vive Colombia a propósito de las conversaciones que se adelantan en La Habana (capital cubana) entre el Gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Considero moralmente justo que tratemos de alentar y de apoyar ese proceso, lo que significa que no es que nos tengamos que meter, sino que si ellos necesitaran, estar dispuestos a apoyarlos en todo lo que podamos”, señaló el mandatario a propósito de su visita a Cuba en el marco de la II Cumbre de Jefes de Estados de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC).

En este sentido, Mujica manifestó que los caminos de paz hay que ayudarlos siempre, como principio, en cualquier parte de la tierra, pero sobre todo en América Latina. Sin embargo, dejó claro que finalmente es una decisión de los colombianos y será el Gobierno y las FARC los que tendrán que decidir -en definitiva- lo que hacen.

“Creo que es saludable porque siendo un conflicto de Colombia es una amenaza de continuar como conflicto para toda América Latina. Nosotros en América Latina no necesitamos conflictos armados. Necesitamos paz, trabajo y enfrentar los problemas de miseria y de pobreza que tenemos”, sentenció el mandatario uruguayo.

En este sentido, recordó que haciendo un balance de los últimos 20 años, se llega a la conclusión que todas las guerras terminan siendo injustas hoy, porque las pagan los más débiles.

“A veces, los más responsables no pagan el costo de la guerra. Siempre lo pagan los más débiles, por eso hay que tener una actitud, en general, de contribuir a no echar nafta en la guerra”, apuntó.

Estas declaraciones, las ofreció el dignatario uruguayo en una entrevista exclusiva al canal Rusia Today desde Cuba en el marco de la celebración de la II Cumbre de la CELAC.

Desde el inicio de las negociaciones, el 19 de noviembre de 2012, altas y bajas han marcado el ritmo de los diálogos de paz en Colombia. No obstante, ambas partes han reiterado en numerosas ocasiones su optimismo, voluntad y compromiso para encontrar una salida política al conflicto armado que vive ese país desde hace más de medio siglo.

En agosto del año pasado, el canciller de Uruguay, Luis Almagro, aseguró que el Gobierno de Uruguay está dispuesto a mediar entre el Gobierno de Colombia y las FARC en los Diálogos de Paz que desarrollan en la ciudad de La Habana.

En esa oportunidad, el diplomático uruguayo sostuvo que de ejecutarse esta iniciativa la función del país suramericano sería “colaborar, a veces desde posiciones humildes, aportes o intercambio información entre las partes, siendo una polea de transmisión”.

Como se recordará, al terminar el 19° ciclo de las conversaciones, las FARC presentaron una propuestapara la superación de los usos ilícitos de coca, amapola y marihuana, así como también pidieron que se respeten los Derechos Humanos (DD.HH.) de los campesinos, temas que se tratarán en cuanto se reanuden los diálogos, los cuales esperan realizarse este domingo 2 de febrero.

 

teleSUR-RT/jg-BM

Advertisements